domingo, 22 de abril de 2018

Qué te reservas...

Enredado en tus problemas del día a día, sin que te dejen ver el resto. Así vives, envuelto en las pequeñas cosas cotidianas que se te hacen una vida entera y sin darte cuenta de que los verdaderos dolores son otros, más grandes, más tremendos. Se te atragantan los buenos días del vecino o que la del quinto haga mucho ruido cuando pasea entre la cocina y la salita. Pones el grito en el cielo porque la vida pase bajo tu ventana y que Luisillo vaya borracho a las nueve de la mañana. Siempre a la defensiva con la del súper o con Don Florindo, el dueño de la farmacia, temiendo que te la cuelen. Y así es complicado vivir, si te gastas con el día a día qué te reservas para cuando todo vaya cuesta arriba, cuando lleguen los problemas de verdad…

How long, de Charlie Puth.

viernes, 20 de abril de 2018

Las virtudes

Una de sus virtudes, o al menos eso creía, era que escupía todo lo que le venía a la cabeza por la boca. Sin filtros. Eso acompañado a su diminuta memoria, le hacía ver cada cosa cada vez con un prisma nuevo, sin contexto, y en algunos momentos siempre viene bien que te digan lo que mereces. En otros no, pero se salvaba con la socorrida sinceridad. Ese era su salvoconducto para todo. Y como a los veinte minutos no se acordaba de nada, era como si siempre tuviera la razón, como si siempre estuviera a salvo, como si solo fuera él… 

Todas las flores, de Presuntos implicados.

jueves, 19 de abril de 2018

Once años

Después del diez, afortunadamente viene el once. Y aquí estoy, una vez más, frente a una página en blanco intentando respirar. Porque esto, azultokio, es eso, es aire. Y hoy se cumplen once años desde el primer día. 4.018 días, con sus 24 horas cada día. Y aquí seguiré...

Sign of the times, de Harry Styles.

Pd. Gracias, de verdad, a los que se detienen por aquí unos segundos.

martes, 17 de abril de 2018

Compañero de viaje

Supongo que el rencor no es buen compañero de viaje. No debe serlo, pero a veces es complicado deshacerte de él. Está ahí, alimentándose a cada segundo del pasado, viviendo a costa de lo ocurrido y atragantándosete en el gaznate. Lo intentas reprimir, que no se escape, pero es inevitable. Sale a cuenta gotas, despacio, sin que se note, en pequeñas dosis, cada vez que pierdes una batalla. No se dan cuenta, pero tú sabes que continúa ahí, acogotándote. Lo notas en las arrugas de la cara y en que ya casi nunca sonríes…

Procuro olvidarte, versión de Mayte Martín.

domingo, 15 de abril de 2018

Revoloteas

Revoloteas, cuando algo no te interesa revoloteas y poco te importa lo que piensen o quieran los demás. Haces ruido, recibes llamadas, hablas en alto y vas de aquí para allá constantemente. Después, cuando te cansas, regresas y pides que te cuenten qué ha pasado…

La habitación, de Niña Pastori.

Pd. La mentira tiene miedo, la verdad tiene camino... dice la Pastori en esta canción tan bonita. Habla de verdades y amores, también de cosas que no son dentro una habitación.

viernes, 13 de abril de 2018

Nubes, compactas y grises

Mirando las nubes. Así, atemorizado por ellas me paso el día. Temiendo que les dé por quedarse. Si, al menos, les diera por ponerse a llover. Pero no, están ahí, en todo lo alto, impasibles al paso de los días. ¿Cuántos van ya? Quién sabe. Compactas y grises, tapando al sol. Sin dejar caer una maldita gota. Solo ahí, quietas y tan quietas como inquietas…

Rehab, de Amy Winehouse.

martes, 10 de abril de 2018

Peter Pan

Enciendes la radio de casualidad y ahí está esa canción, la que te recuerda todo aquello. No siempre, pero te devuelve aquel buen instante, cuando creías que todo iba a ser así y ya nunca cambiaría nada. Pero a medida que avanza la canción también te acecha todo lo que pasó después, el desgarro, la tristeza del pozo sin fondo, el dolor. Y duele, mucho. Y una bonita canción se transforma en tristeza, en un vacío que sigue estando ahí, imperturbable a pesar del paso del tiempo... Debe ser cierto eso de que, a la hora de la verdad, nada cambia.

Peter Pan, de Kelsea Ballerini.

Pd. Si Peter no se quiere ir. La soledad después querrá vivir en mí. La vida tiene sus fases, sus fases… Esto último es del Canto del loco, pero también vale.