viernes, 2 de diciembre de 2016

Colores que explotan

Esto que ahora lees fue escrito hace algunas semanas. El verano aún no quería irse y los rayos de sol entraban tibios por mi ventana. El canario desayunaba tranquilo y la música sonaba templada. Era viernes, y también para ti será viernes. Todo parece perfecto. Por fin tras los malos tiempos vuelve a haber luz. Todo está en paz y tenía que contártelo. No podía quedarme con esto dentro. Cuando llegan los colores, hay que saberlos ver, explotarlos, dejarlos que se desarrollen en libertad. Y este viernes de hoy, y ese viernes tuyo del futuro están llenos de ellos… 

Give up the ghost, de Rosi Golan y Johnny McDaid

martes, 29 de noviembre de 2016

La puerta desatrancada

Innocence lost, de Erik Hassle.



Las puertas a veces se atrancan y hay que buscar rápido una salida. Cualquiera es buena: una ventana, las grietas de la cocina o la claraboya que todo lo cubre. Se trata de salir, de huir, de dejar de estar encerrado. Una vez libre todo se ve diferente, más bonito, tranquilo como las aguas en calma o las duchas que no gotean. Es ahí cuando aparecen las buenas oportunidades, la gente sonríe y todo parece mejor. La gente da los buenos días por la mañana y siempre hay quien te regala una flor. Pero eso sólo sucede cuando logras escapar o desatrancar la maldita puerta...


 Pdt. A veces el orden de los factores sí altera el producto.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Dejando atrás...

Arnau asintió en silencio. Sí, allá iban. Solos, dejando atrás sus problemas y sus miserias. Despedidos como héroes, con la mente en la guerra, sólo en la guerra. ¡Cuánto daría él por estar a bordo de una de esas galeras!

La catedral del mar, de Ildefonso Falcones.

Verano, de La Oreja de Van Gogh.

martes, 22 de noviembre de 2016

En busca de carroña

Parece que nuestro único problema es que ahora vivimos demasiado tiempo. Las películas tienen siempre principio y final; la pena es descubrir lo que sucede justo después de que el director dice corten y el equipo comienza a aplaudir. La vida da demasiadas vueltas y, a veces, un final feliz con el tiempo se torna en una gran pesadilla. Al final, llegan los buitres en busca de carroña para acabar con lo poco que nos quedaba. Lo despedazan todo y no les importan los finales felices, tampoco los descansos ni los momentos estelares. Todo esto no pasaría si los finales, los nuestros, además de felices, fuesen cerrados…


Pdt. Feliz cumpleaños.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Trece más



Justo ahora que llega el fin de semana es buen tiempo para alegrar el ánimo. Toca repasar algunas canciones. Trece para ser exactos.

Raging, de Kygo y Kodaline
Get in line, de Ron Sexsmith
Vaffanculo, de Marco Masini
Wake me up when september ends, de Green Day
Carreteras infinitas, de Sidonie
Fiesta en el infierno, de Fangoria
Dark necessities, de Red hot chili pepers
Me quedo contigo, de Los Chunguitos
Viento de cara, de Supersubmarina
Gasoline, de Houndmouth
El peor grupo del mundo, de Sidonie
Una vez más, de David Otero
Me too, de Meghan Trainor

martes, 15 de noviembre de 2016

El último no


Qué hacer después del último no. Todas las puertas se cierran. Las esperanzas van menguando, casi tanto como agrandando el cansancio. Y el no ahí, presidiéndolo todo. No, no, no...

Roma-Bangkok, de Baby K y Giusy Ferreri.

Pdt. La canción va a su aire, sin importarle el resto...

viernes, 11 de noviembre de 2016

Sin cortador de pizza

Cuando los cables se enredan es complicado desenredarlos. Igual que cuando las pizzas se quedan sin queso. A veces la vida nos lleva por terrenos complejos. A veces la vida es un pelín traicionera. Lo que toca cuando pasa eso es respirar hondo y admitir que son con estos con los bueyes que toca arar. No siempre tenemos cortador de pizza y por eso no nos íbamos a quedar con hambre…

Una vez más, de David Otero.