domingo, 30 de diciembre de 2007

Bienvenido 2008

Hoy quiero estar alegre. Comienza un tiempo nuevo. Lleno de sonrisas. Lo que está por venir será mejor. Bienvenidos a todos. Feliz y próspero año 2008.

http://es.youtube.com/watch?v=zDvMPfNREwM

viernes, 28 de diciembre de 2007

Comunicado oficial

El pasado día 27 de diciembre de 2007 se hizo público el fallo del jurado del concurso de relatos cortos Navidad 2007 de "Binter-miplayadelascanteras.com":

En una parte del mismo se expone: El jurado ha decidido dar una mención especial a los mejores referentes de esa poética vital plasmada en los siguientes relatos, que serán publicados junto a los dos relatos ganadores en la revista de la compañía aérea Binter Canarias:

• nº 1: “El trance”, de IGT.
• nº 39: “Si lo dijeses más alto”, de Diana.
• nº 45: “Desde el andamio de Alejo”, de J. M. Bautista Ramos.
• nº 49: “El final”, de Ce Castro.
• nº 58: Sin título de Inma.
• nº 72: “Simbiosis perfecta”, de Domingo Melián Galván.

azultokio.blogspot.com agradece la mención especial del jurado y recuerda ese texto publicado el 21 de octubre de 2007, aunque bajo el título Las Palmas.

El final.
Las horas fueron distintas. Todo se estropeó. Las Palmas es una ciudad extraña y la playa de Las Canteras será a partir de ahora ese lugar donde el mar está, pero no lo veo. El ruido de las olas es, pero el sonido de mi rabia –sí de la mía, porque también tengo, aunque nunca la enseñe- es más fuerte. Y también es ese sitio en el que comenzamos nuestro viaje hacia ninguna parte. El amor se te ha ido para siempre. Por eso, en el aeropuerto escuché una canción y deseé que su protagonista llegase pronto y me llevase lejos de ti.

No hubo


La bruma permanece. El frío ha llegado y parece que no tiene pensado irse. Hoy las canciones tristes han vuelto a ser las primeras del día. Después han aparecido otras, pero no son suficientes para ahuyentar los miedos que me rondan. Ni tampoco las penas.
No hubo mensaje de feliznavidad. No es que lo esperase. Sabía que no llegaría, pero aún así esa confirmación me puso triste. Las brujas hablan de otros. Los que están por llegar. Pero para qué quiero besar si no es a tus labios. Para qué abrazar si no lo puedo hacer a tus cicatrices. Para qué escuchar si no es a tu piel. Para qué...
A río revuelto, ganancia de pescadores. Mientras, permanezco. Como si nada importase ya. Los días pasan sin más. Uno tras otro y he perdido las ganas de vivirlos. Uno tras otro. Sin descanso. Suspendido en el aire. Y yo permanezco. Sólo eso. Permanezco.

Pdt. Feliz día de los Santos Inocentes, si queda alguno, claro.

miércoles, 26 de diciembre de 2007

En busca y captura

Este es uno de esos mensajes sin destinatario cierto. Uno de esos que se lanza dentro de una botella de cristal al océano. Es sencillo. De búsqueda. Deseo encontrar a un pasajero del vuelo 621 de la compañía Binter Canarias que voló el pasado día 24 de diciembre. Vestía una camisa blanca con rayas rojas, pero apenas se le veía porque iba debajo de un suéter y una chaqueta. Sus ojos eran verdes, pero oscuros. Estaba acompañado por una chica guapa y amable que no se quitó las gafas de sol durante el viaje. Ella eras de las de la lista de espera y él, no lo sé, pero iban juntos. Si le conoces, por favor, dile que le busco desde ese día. Que me gustaría conocerlo porque al verlo en la sala de embarque supe que era él a quién siempre he buscado. Gracias.

Pdt. feliznavidad.

lunes, 24 de diciembre de 2007

Sonidos de ayer

Este año ha estado repleto de sonidos. Es hora de hacer balance. Muchos se han quedado para siempre, mientras otros han volado para no regresar. Aquí –en este espacio paralelo al mundo real que es azultokio.blogspot.com- permanecen unos cuantos.

“Algo de mí”, Camilo Sesto; “Bounce”, Tarkan; “Carita de Ángel”, Tatiana; “Carta urgente”, Rosana; “Cómo duele”, Manny Manuel; “Contigo”, El Canto del Loco; “Estoy llorando por ti”, Minerva; “Estuve enamorado de ti”, Raphael; “Dale don dale”, Don Omar; “Déjame verte”, Diego Martín y Raquel del Rosario; “Kuzu Kuzu”, Tarkan; “Losing My Religion”, REM; “Love generation”, Bob Sinclair; “Me enamoras”, Juanes; “Me encantas”, Pedro Fernández; “Moscas en la casa”, Shakira; “Para toda la vida”, El sueño de Morfeo; “Prisionero”, Miranda; “Quién piensa en ti”, Gonzalo; “Resistiré”, Dúo Dinámico; “Si amanece”, Rocío Jurado; “Summer love”, David Tavare; “Te siento”, Floricienta; “Todos me miran”, Gloria Trevi; “Tres segundos”, Conchita; y “Vendrá”, Fábula

Espero que alguna de ellas –verdaderas joyas- haya merecido la pena para quienes pasean por aquí a ratos. Bienvenidos a los que no dejan huella, a quienes no sé quienes son, a los que sí; y a los que espero conocer pronto. A todos, gracias.

Y claro aquí un regalo más


http://es.youtube.com/watch?v=qQHMcZVPnNE

domingo, 23 de diciembre de 2007

La sonrisa inocente


A veces las palabras sobran. Sólo con una sonrisa sincera e inocente basta cuando estás girando en el aire y tienes miedo. Gracias por una noche especial.

sábado, 22 de diciembre de 2007

De fiesta

Anoche fui de fiesta. Ya me tocaba. Los vi a todos. Me divertí mucho. Desde hacía unas semanas no tenía tiempo para mí. La comida, la gente, la música. Hasta las atracciones. Todo era perfecto. Me enteré de la buena nueva. El futuro comienza a cambiar y está lleno de ilusión. Proyectos nuevos, rodeado de muchos. Miradas, risas y saltos.
Después recordé una canción: “Estuve enamorado de ti, estuve enamorado de ti, pero ya no siento nada, ni me inquieta tu mirada,...” Y no pude resistirme a tararearla.


http://es.youtube.com/watch?v=du9yLdiELFI

Pdt. Tus espías me miraban, pero yo a ellos no.

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Imperfectos


La perfección existe y se llama Axel Hermann.
La vida real es otra cosa. La mía. Todo cambia y tengo ganas de que todo esto finalice para siempre.
Estoy llorando. No lo puedo evitar.
Tengo miedo porque sé que cada vez estás más lejos y no puedo hacer nada para evitarlo. Estas en Madrid y yo aquí, lejos. Demasiado. Pero eso no es lo peor. Lo peor es que cada segundo que pasa es más difícil de superar. No veo la luz.
Estaba feliz, te prometo que cuando comencé a hablar contigo esta mañana estaba feliz. Quería contarte mis últimas novedades y saber cual era tu opinión, pero después, cuando la conversación finalizó y colgué el teléfono, el cachorrillo se quedó abatido. Mucho.
Pero sé que la perfección existe y se llama Axel Hermann.


Pdt. Michi y Maripili han vuelto de Múnich y su postal ha llegado mucho después que ellas, pero ya la tengo entre mis manos. Un abrazo guapas. Tengo novedades, que iré, poco a poco, desgranando. Estad atentas.

martes, 18 de diciembre de 2007

La tristeza y yo


La pena. Nubes. Lluvia. Recuerdos. Cosas que no fueron. Bolsas de basura. Polvo. Un paraguas roto. Una barba sin afeitar. Reloj sin hora. La radio encendida. Una luz tonta. Nubes. Un martillo que golpea sin cesar. El teléfono comunica, una y otra vez. Lágrimas. Piel. Nubes. Dedos. Más nubes. La tristeza y yo.

domingo, 16 de diciembre de 2007

Las Palmas (III)

Últimamente parece que la diosa fortuna, a pesar de todo, me acompaña. Las cosas, algunas, me salen a la primera y no termino de creérmelo.
Llegué a Las Palmas al mediodía y no pude dejar de pensar en que no me merecía estar allí. Las calles, la gente, las palabras. No pude dejar de pensar en el pobre padre de Billy Elliot, Jackie. Sí, en cuando le tocaba cruzar en una guagua entre los suyos y se quería esconder, pero su hijo desde fuera le llamaba esquirol e intentaba apedrearle. No olvido aquellos ojos.
Creo que Las Palmas sigue siendo demasiado grande para mí. Sigue sin gustarme, y eso es algo que no puedo evitar. A pesar de que volví a dormir con una chica. ¿Qué me está pasando dios mío? Le das pan a quién no tiene dientes...
Lo mejor es que tuve poco tiempo para pensar en la playa de Las Canteras. Vi el mar, pero desde otra parte de la ciudad. Desde el barrio de los pescadores. El océano sonaba suave y el sol tímido calentaba mi piel. Las rocas se divertían. Unos chicos jugaban a la pelota. En el avión de regreso sí pensé en ti.

viernes, 14 de diciembre de 2007

Por sus fueros

Ayer volví a soñar y eso creo que está bien. Sólo hay que intentarlo. Todo es posible. Espero que no haya sido una idea pasajera. Dentro de un rato estaré en Las Palmas, otra vez. Y me da miedo después de la última vez. Que sea lo que dios quiera. Me he levantando tarareando una canción divertida.

http://es.youtube.com/watch?v=4P3BQYy4PU4

Pdt. Al final no hubo cena. Cosas del temporal, que no fue.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

El día de las canciones tristes

Amanecí pronto, como a las siete, pero me resistí a encender la radio y comenzar a escuchar las noticias. Hoy no. Después el despertador sonó a las ocho. A partir de ahí, ya no hubo tiempo para pensar, aunque hice eso que había ideado durante la noche. Borrar su número de la agenda de mi teléfono móvil. Su nombre ya no está. Y me duele.
No desayuné, no tenía hambre. Bueno, comí una simple galleta, de esas “mcvities”, y encendí el ordenador. Después, claro, de poner Los40 y escuchar “Nada que perder” de Conchita –con la de canciones que hay, tuvieron que pinchar esa que me duele tanto cada vez que la oigo-.
Vi mi correo, los periódicos y salí disparado hacia Presidencia. Ese bunker que a alguien que conozco no trae buenos recuerdos. Llegué, hice lo que fui a hacer y me dirigí a un centro comercial. Nada me gustaba y compré lo primero que encontré. Lo de tener que hacer regalos por compromiso es una lata.
Después regresé a casa. En el camino había comprado agua y pan. Regresé al ordenador y allí me quedé. Más tarde comí un poco de arroz y me fui al Parlamento. Allí un Sol me dijo que hoy estaba muy guapo y le respondí que estaba bien que alguien se diese cuenta porque no estoy acostumbrado a que me lo digan. A veces parece que soy invisible.
Los diputados se adelantaron media hora con lo que no me enteré del principio. Una llamada me puso de mala leche, pero se me pasó rápido. Todo acabó pronto. Al final, me quedé un rato. Tuve que hablar con Domingo Berriel. Cuando me di cuenta tenía la grabadora apagada. ¡Soy un desastre! Es la segunda vez que me pasa con él.
A partir de ahí poco más. Trabajo y más trabajo. A las nueve y diez cerré el chiringuito por hoy. El día concluyó con una canción triste, igual que comenzó. Espero que te guste.
_
Pdt. Ya sé que la canción es triste, pero es que hoy no ha sido un día alegre. La pena ha estado rondándome, y eso que intento alejarla.
Pdt2. Todo apunta a que llegaré tarde a la cena de mañana jueves, pero llegaré. Tengo ganas de verlos a todos.

martes, 11 de diciembre de 2007

El camión de la basura

Una lágrima asomó, pero no tuvo la valentía de volar, ni tampoco de deslizarse por mi mejilla triste. Todo rueda, pero tú no estás aquí para verlo. Un mundo perfecto y un número de teléfono. Sólo eso. Y el vacío. La montaña frente a mí es elevada, demasiado. Me rebelo contra mi destino. No lo quiero. Deseo otro, uno distinto. Ahora, feliz sin serlo. Se oye de fondo como el camión de la basura se lleva todo cuanto hay. Y ya no tengo más ganas de nada. Después unos versos y una canción...
No digas que lo nuestro no es verdad
que duele
que sabes que pa mi no hay más verdades que quererte
sabes que no hay mas
pa mi no hay nada mas que nuestro despertar,
déjame verte

lunes, 10 de diciembre de 2007

Unidades próximas a quedar libres


Hay cosas que no merecen la pena. Lo sé, pero cómo distinguirlas de las que sí. Cuando tomo una decisión pasa algo y me tengo que echar para atrás. No sé si debo continuar. Debería detenerme y esperar, pero ya estoy cansado. Demasiado, por eso ahora intento ir hacia adelante sin mirar demasiado lo que dejo tras de mí.
Es complicado asumir que te han borrado de un “plumazo”. De un día para otro, que no llegas ni siquiera a ser un bonito recuerdo. Que todo son palabras vacías, para justificarse ante si mismo. Y a pesar de todo, aún estás ahí. Sigues aferrado a algo que no existió, porque sabes que las mentiras no existen.
Después luchas y deseas encontrar un taxi. Otro. Unidades libres o próximas a quedar libres y no lo hallas. En los días de fiesta es difícil
.


Pdt. ¿Qué haría Penélope la de Ulises en estos casos?

sábado, 8 de diciembre de 2007

Buenos días

Amanecí pronto. Anoche tampoco pude dormir... Ya se me pasará. Pero con los primeros rayos del día todo cambió. Busqué durante un rato una canción de Pedro Fernández, "Puras mentiras", pero no la encontré. Hay cosas dificiles de hallar. No sé muy bien porque mientras intentaba dormir me acordé de ella. Después me leí por arriba, que es como hay que hacerlo, los periódicos y hablé con la coja del tranvía. Al final me puse otra una y otra vez. Todo un descubrimiento... Espero que te guste.

http://es.youtube.com/watch?v=YEr6DNit2yE&feature=related

jueves, 6 de diciembre de 2007

Asuntos varios

Hoy es un buen día para ponerse al día en asuntos varios:

* Acudí a una recepción de esas donde ellos van de corbata. Recuerdas, mi cita del día 4. Estuvo bien. No tanto como esperaba, pero tiempo al tiempo. Mi carrera es lenta, pero segura. Me puse al día en algunas cosas, comí cruasanes rellenos de jamón serrano y saludé a varias personalidades del top ten.

* Hace unos días se hizo público un código interno que sólo habla de deberes, pues recorta derechos y libertades. Me falta conocer la versión oficial, pero los datos que conozco no auguran nada bueno. “Durante las horas de trabajo no podrá hablarse de asuntos que no tengan que ver con éste”. Más que chisme o realidad, parece toda una utopía.

* Al fin tuve noticias de Gurb. Apareció por sorpresa en un hotel de la capital tinerfeña. Como si nada hubiera pasado, Bofilito habló de su trabajo y de que tenía una deuda con el Katxorro. “Te debo una explicación”, dijo y respondí: “Usted no me debe nada”. Al final prometió, una vez más y ya van como mil en mi cuenta, llamar para hablar. Como siempre, no lo hizo.

* El Katxorro se ha propuesto no llegar ni a la súplica y mucho menos al reproche. Que cada cual haga lo que estime oportuno, que él sabrá obrar en consecuencia.

* Michi y Maripili se me han ido estos días a Múnich. Debí despedirme de ellas, pero cuando lo recordé ya era demasiado tarde.

* Paseé por el García Sanabria. Es un parque extraño. Caminé y vi las fuentes. Me senté en un banco de piedra y supe que de perro vagabundo he pasado a ser el llanero solitario.

martes, 4 de diciembre de 2007

De forma perpetua

Comienzas a andar y te caes. Te levantas, pero te vuelves a caer. Coges fuerzas, echas a andar un rato y caes de nuevo. Crees que ya no tienes más fuerzas. Pero el proceso se repite una y otra vez, de forma perpetua.

domingo, 2 de diciembre de 2007

El aniversario olvidado

El pasado 1 de junio escribía sobre algo que sucedió un día. No era uno cualquiera. Era jueves 30 de noviembre de 2006 y fue el primero. Hoy he caído en la cuenta de que el pasado viernes se ha cumplido un año desde que pasó aquello. Me olvidé del aniversario, aunque pisé ese día los mismos pasillos, levité sobre las alfombras, subí las escaleras, navegué debajo de las lámparas. Todo era igual, salvo en una cosa, tú ya no estabas allí.

http://azultokio.blogspot.com/2007/06/el-da.html

Pdt. Lo de autocitarme es una experiencia nueva para mi... Debe ser que ya estoy entre los grandes... ¿no?

sábado, 1 de diciembre de 2007

Los puntos de todas mis íes


Creo que hoy es sábado, pero ya uno nunca sabe muy bien en el día en el que está parado. Está apunto de finalizar. Faltan unos minutos, tontos como siempre. Que pasen rápido, deseo. Antes, encontré esa nota que escribí hace algunos meses sobre lo de la casa de mis sueños. Tarde o temprano aparecerá. Pero no sé como llegar hasta ella. Sé que todo esto acabará pronto, aunque muchas veces no vea la luz al final del túnel. Tal vez por eso estos días, más que nunca, me he acordado de mi Sherlock Holmes favorito y sus sabios versos, que sabían poner los puntos sobre todas mis íes. También he escuchado una canción que me ha recordado que este fin de semana tampoco saldré. No bailaré, no miraré ojos que me miran, ni escucharé canciones bonitas. Vuela el recuerdo de esa que siempre me pone alegre. Y me quedo pensando en el futuro, una casa azul.
.

Pdt. Sigo sin noticias de Gurb

jueves, 29 de noviembre de 2007

La cita

El próximo día 4 tengo una cita. No suelo ir a esa especie actos solemnes en los que nada parece real, pero éste creo que merecerá la pena. Me hace ilusión, porque sé que este año todo es distinto. A veces me apetece que 2007 se vaya para siempre, pero otras sé que ha sido totalmente distinto a todos los anteriores. Me ha pasado de todo. Una mudanza, besos en Carnaval, un chico distinto al resto, Las Palmas, otra empresa, palabras –millones de ellas-, detectives, un hostal francés y un blog. Completito, aunque no fui a Madrid en verano. Él está allí ahora. A su regreso me ha prometido que hablaremos...

martes, 27 de noviembre de 2007

Las tendencias de la madre de Ulises


Todo está revuelto. Como en construcción. Nada parece sólido, como si los cambios no terminasen de materializarse. De asentarse. Por eso me he levantando necesitando mimos. Muchos. También alguna llamada que me alegre el rato. Pero ni lo uno, ni lo otro. Sólo un tonto asegurando que un político, debido a sus “tendencias”, no era lo suficientemente respetado entre los suyos. Sonreí porque cuando el ilustrado decía lo de las “tendencias” no se refería a que fuese del ala más o menos progresista de su partido, sino a que el susodicho es un ser “con tendencia a la homosexualidad”. Me pareció un comentario tan bobo... Y me acordé de la madre de Ulises, el del síndrome, que dijo un martes cualquiera: ¿Por qué la vida tiene que ser tan real?

domingo, 25 de noviembre de 2007

Tropiezos, cartas y llamadas sin respuesta

Derrotado y triste. El otro día me dijeron que se notaba que estaba más animado, menos pesimista. Que todo volvía a marchar hacia adelante, pero no todo es como parece. Me rendí, una vez más. Flaqueé. A pesar de lo dicho y de lo pensado, intenté saber de él. Primero una llamada sin respuesta y después, más tarde, un mensaje sin réplica. Silencio. Uno que no se atiene a razones. Que no sé explicar.
Es difícil pasar la tarde rodeado de gente que te quiere. Celebrando contigo, cuando a ti no te apetece estar feliz. Cuando lo único que desearías es una palabra suya. Pero los minutos pasan y consigues quitártelo de la cabeza por un rato. Del corazón es más complicado.
Pero nada es eterno y a pesar de estar ausente unas horas, su recuerdo vuelve a aparecer desgarrador. Y no quieres sacar la cuenta de los días que llevas sin verlo, de las horas que hace que no le escuchas, de los minutos que dejas de respirar porque él es el único aire que quieres respirar.
Lejos queda el deseo de pasar página. De que llegue de una vez su sustituto. Otro que me haga olvidarlo. Alguien que merezca la pena y que me quiera. Eso no va a pasar y me rindo para siempre ante esta certeza.
Y como siempre me tropiezo con una canción triste. Una que me cuenta cosas de ti, una que es bonita y que también habla de mí y de los mensajes que nunca leerás y de los sentimientos que no he dejado escapar porque “hay cosas que te escribo en cartas para no decirlas”.


Más cosas en:
http://www.letrascanciones.org/rosana-arbelo/magia/carta-urgente.php
http://es.youtube.com/watch?v=ABl2k5vsn9Y&feature=related

viernes, 23 de noviembre de 2007

¿Prueba superada?

Los días se amontonan. A las 12.13 llamó después de una semana justa sin saber nada de él, pero no descolgué. Lo hice y tuve miedo. Miedo de tener miedo. No sé muy bien por qué no cogí el puto teléfono. Pero lo hice. Prueba superada, pensé. Si lo he hecho una vez podré hacerlo otras. Al principio respiré hondo, pero ahora creo que no soy más feliz que antes. Creí que podía ser libre. Deseé serlo. Soñé que lo era. Y ahora sólo tengo una llamada perdida en mi móvil. Una con su nombre. Ese que me gusta escribir en las paredes en las que me apoyo con mis deditos tristes. Sólo una. Sólo una, maldita sea. ¿Por qué diablos no lo cogí? Me arrepiento, pero ya no puedo cambiar las cosas. Es demasiado tarde. Podría llamarlo yo, pero a estas horas no puedo. No debo. La señal de prohibido es clara. No lloro, pero no es porque no tenga ganas. Y descubro una canción navegando, Quién piensa en ti. La oigo una y otra vez. No me canso. Es una rareza de esas que me gustan...

http://es.youtube.com/watch?v=BTAoX38kLLI&feature=related

jueves, 22 de noviembre de 2007

No ha faltado nadie

Hoy mi teléfono no ha dejado de sonar. Creo que no ha faltado nadie. Todos -los nuevos y los viejos- han querido estar conmigo. Bueno, Bofilito, a esta hora, aún no me ha llamado. Pero da igual. Me siento libre. Y hacía tiempo que no lo hacía.
Me he mojado en las calles de La Laguna. He sentido el aire en mi cara cuando dos tranvías se cruzaban sin apenas mirarse. Después he comido mejillones y dentro de un rato cenaré con la chica del coche rojo. ¡Qué más puedo pedir! El futuro está aquí porque he aprendido que para mí es más importante hoy. Un abrazo a todos.
¡Ah! Se me olvidaba, y mientras pasaba todo esto sonaba una de mis canciones favoritas. La que Dj Bollo, a la que por cierto vi esta mañana después de muchísimo tiempo cruzando una calle de Oxford (más conocido como Ofra) con un chándal de siempre, puso mientras me besaba un chico al que no recuerdo hace ahora algo más de un año.

http://es.youtube.com/watch?v=MeFbwrSk2gM

Comunicado oficial

Tal día como hoy hace 29 años el Katxorro nació en un lugar en mitad del Atlántico. ¿A qué esperas para felicitarlo?

Pdt. Gracias

martes, 20 de noviembre de 2007

Buenas nuevas


Me duele la rodilla derecha. También la espalda. Fatigada, agónica y tonta, pero satisfecha. Mis ojos están cansados, igual que mi alma, que sólo sueña con un lugar mágico, inalterado, en el que tumbarme esperando buenas nuevas.

domingo, 18 de noviembre de 2007

De pecados


Hoy quiero confesar que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión... También que quiero ser mejor. Que a veces estoy perdido y no sé cómo encontrarme. Sin ganas de nada. Esperando. Simplemente eso. Que me gustaría rebelarme. Deseo bajarme en la próxima. Quiero más, pero no sé si soy digno de que entres en mi casa. Que lo quiero y sin embargo a veces quiero dejar de hacerlo. Lucho contra todos, pero sobre todo contra mí. Padre, por eso, hoy quiero confesarme...
Más en...

viernes, 16 de noviembre de 2007

Se buscan alas

Busco unas alas que ponerme. Las mías se han roto de no usarlas. Esa nube oscura que a veces se posa tranquila sobre mi cabeza no me deja ver la luz del sol. Por eso me empeño en buscar unas alas nuevas que me lleven lejos de aquí. A un lugar distinto en el que pueda sonreír. Y, claro, ver la luz del sol. ¿Qué quieres por tu cumpleaños?, me preguntaste y me dio miedo responder. A pesar de que sí sé lo que quiero que me regales. Algo sencillo, pero que tal vez no estés dispuesto a darme aún. Un abrazo. Pero no uno simple, ni triste. Deseo uno largo en el que pueda oler tu piel y sentir cómo te late la vida. También quiero que tu voz, mientras tus brazos me aprisionan fuerte, me susurre algo bonito. Que parezca eterno. Eso es lo que quiero por mi cumpleaños. Las alas espero encontrarlas antes.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Antes de dormir

Dos ideas antes de dormir. Mientras camino por las calles de Santa Cruz imagino que otra vida puede ser posible. Después camino ante una iglesia y sé que estoy perdido porque sonrío recordando esa forma tan extraña con la que colocas la espalda al caminar.

http://es.youtube.com/watch?v=4fsdBoRTX1k

Pdt. Las cosas van a ir bien. Lo sé. La canción no tiene precio, jejeje

lunes, 12 de noviembre de 2007

Prisionero sin traje de rayas

Un deseo, huir. Como león enjaulado. Gritos desgarrados entre cuatro paredes. Histéricos. Llorar hasta el final. La rabia está aquí y sale en forma de espuma blanca por la boca. Enfadado. Mucho. Prisionero sin traje de rayas. Fin.
Después, el teléfono suena. Me siento torpe. No hallo el móvil en la bolsa y me desespero. Eres tú y te encuentro. El silencio se apodera de mí y no puedo dejar de mirarte. Tu voz me indulta. El cabreo se aleja poco a poco y una bonita sonrisa se dibuja en mi boca. Mis labios sólo dicen ahora cosas bonitas. Sanas mis heridas y me prometes, tal vez mañana o pasado, una salvación, sin saber que ya me has curado.


http://es.youtube.com/watch?v=eQPdtb1_ivk

domingo, 11 de noviembre de 2007

Dancing queen

Hoy ha sido un buen día. He comido manzanas verdes, viajado por China, dibujado tartas de chocolate y alicatado baños de colores. Por eso me he acordado de ellas. No son todas las que están, pero todas las que están son. Mis reinas: Malú, Pastora Soler, Roberta Marrero, Thalía, Paulina Rubio, Monica Naranjo, Rocío Jurado, Raffaella Carrá, Alaska, Ana Gabriel, Rocío Durcal, La Lupe, Gloria Trevi, Katrina, Cheer, Madonna, Donna Summer, Gloria Gaynor, Marta Sánchez, Dana Internacional, Kylie Minogue, Ru Paul, Sabrina…

http://es.youtube.com/watch?v=n9AICG3iQy8

Pdt. Gracias, chicas...

jueves, 8 de noviembre de 2007

La lista que temo se convertirá en eterna



Antes reía e iba tras las mariposas. Jugaba y tarareaba canciones bonitas. Hace tanto tiempo de eso. Mientras, espero. Tal vez una canción me resuelva la vida.
Te llamo para saber de ti. Tu silencio no me sienta bien. También para contarte alguna cosa que me había pasado hoy. De esas que anoto en una lista que temo se convertirá en eterna. Que no estoy muy contento, que a veces te olvidas de mi y que me gustaría ver tus ojos mirándome.
Siento tanto haber llegado a este instante. No sé cómo lo hice. Paseo entre dos mundos. Mientras mi cabeza dice una cosa, mi piel cuenta otra. Seguir hacia adelante, pero por qué camino. Siento tanto tu ausencia.
Ahora supongo que sigues con esa llamada tan importante que cortó nuestra conversación. Prefiero pensar eso a que te hayas olvidado una vez más de mí. No sólo quería saber de ti, también que supieras de mi, que sepas que me gustaría verte, que a veces sueño con tu sonrisa. Sólo eso.
Pero las cosas no siempre son como deseo.


martes, 6 de noviembre de 2007

En un rincón rosa

El teléfono suena, pero las voces que se escuchan al otro lado cuando descuelgo no me gustan. Extraño el silencio. Poder tumbarme en un rincón rosa y sólo pensar en cosas bonitas. Desde hace semanas todo es ruido. Uno ensordecedor. Que a veces me inquieta y otras me agobia, pero que nunca es bueno. La suerte está echada y una vez más sólo resta esperar. Aguardar a que todo cambie, a que todo sea mejor. A no escuchar más esas voces que me perturban y poder regresar a mi. He hecho cuanto está en mi mano para volver al lugar de donde vengo siendo distinto. Con tranquilidad y de forma pausada. Deteniéndome en los detalles y en los surcos. Ojeando los precipicios y sorteándolos. Para terminar junto al mar. Lejos del mundanal ruido. En una alegre playa de aguas tranquilas junto a ti.

domingo, 4 de noviembre de 2007

sábado, 3 de noviembre de 2007

Y ahora estás triste

El 23 de agosto todo cambió. Ese día me golpeaste, sin querer saberlo, tan fuerte que aún no he podido volver a estar vivo. Ayer estabas triste. Si tú supieras que yo haría lo que fuera por que volvieras a sonreír. Aunque sólo sea de esa forma tan tímida que me encanta recordar a veces cuando me tumbo en mi cama verde esperanza. A oscuras. Debo estar perdido. Insistías en saber cómo me siento ahora. Como si de repente dejases a un lado todo lo tuyo para darte cuenta de que estoy a tu lado. A pesar de tu pena, de esa que no sé dónde nace, eres más fuerte que yo. Tienes más ganas. Siempre te lo digo, eres tierra, mientras yo, sólo aire. Desde hace unos días leo cosas tristes. Y unas frases se han estampado contra mi estómago. “Me equivoqué al elegirlo. Quién volverá a robarme el corazón. No ha encontrado su lugar en la vida o quizá su lugar sea no tener lugar”. No sé quién escogió a quién, pero lucho porque no haya sido un error. Me resisto a esa idea. Si la primera sentencia es cierta, no me apetece que la segunda tenga respuesta. La última me da miedo. Hace como un mes te pedí que me dijeras cuál era mi sitio en tu vida. Lo hice entre tinieblas y por teléfono. Respondiste, pero sin decir nada. Y ahora estás triste y yo más desde que lo sé. Por eso me gustaría que escucharas una canción cuatro veces. Sirve para sonreír y para llorar. Para muchas cosas, pero siempre es la misma canción. Espero que te guste porque es para ti.

Cuatro formas de contar lo mismo:
http://es.youtube.com/watch?v=y7XF_In5LrE
http://es.youtube.com/watch?v=54-ftrAvwNs
http://es.youtube.com/watch?v=brKOsan4D3M
http://es.youtube.com/watch?v=mKkAnOKPR8s

jueves, 1 de noviembre de 2007

Hace un rato


No me callarán y si a los que mandan no les gusta la foto pues que le pongan azúcar. Esto no es mentira, sino verdad. Pero todo no es malo.
Hace un rato me he vuelto a enamorar. Cuando menos lo esperaba, ha pasado. Lo he hecho de una canción. Me he quedado clavado escuchándola y ya nada ha importado. Es tan bonita...



“Los pies gastados de tanto buscar”, me susurra mi canción. Después, sigo caminando y me reencuentro con Mika y su “happy ending” y con el “aire” de Pedro Marín. La vida puede ser maravillosa y lo sé. Te echo de menos, pero las cosas son así.

Al final, estoy feliz.

miércoles, 31 de octubre de 2007

El murciélago piloto

Lo de los chistes nunca se me ha dado bien, pero tengo que contar alguno porque hoy he leído en un fotolog, uno de esos que habitualmente ojeo, que su autor necesitaba escribir algo feliz para "alegrar" el sitio en cuestión.
Luego, he mirado este blog y he pensado que necesito darle un toque positivo. Además, hoy ha sido un buen día, a pesar de que no me haya cogido el teléfono.
Cuando pienso en algún chiste siempre recuerdo a una amiga que aunque se ha perdido en el tiempo, sé que está ahí. El cariño no se olvida. Bueno pues allá va...

Dos ratitas toman un café en una bonita terraza. Charlan amistosamente de sus cosas. Chismean, ríen, bromean,... Al rato, pasa volando –no podía ser de otro modo- un murciélago. Después, una de las ratitas le dice a la otra: ¡Mira!, ¡mira!, ese que acaba de pasar es mi nuevo novio. La segunda ratita pone cara extrañada y no puede decir más que “¿Ese?, pero qué feo es...”. La primera ratita, muy digna, responde tajante: Sí, es feo, pero es piloto.
Siempre sonrío con este chiste.

martes, 30 de octubre de 2007

Canciones que ya nadie tararea

Antes. Una canción. Si amanece, de Rocío Jurado. Anoche volví a pensar en tus ojos y en tus orejas. Los días pasan y tú sigues estando aquí, dentro de mí, aunque no lo estés. Me imagino acariciándote esa barriga tan divertida tuya. Sé que tu mundo ahora está dando demasiadas vueltas y que, tal vez igual que yo, sólo estés deseando bajarte en la próxima.
Los últimos meses han sido extraños y quizá los que vengan lo sean más. Quién sabe. Tu vida ha cambiado y ya no será tan fácil poner excusas para encontrarte en esa esquina que también quiero abandonar porque ya tú no estarás. Todo dependerá de ti, ahora. Las cosas son así, de este modo tan raro, y yo lucho pero a veces siento que ya no tengo fuerzas para seguir feliz.

http://www.youtube.com/watch?v=p2kMCCPEFxI


Ahora. Ha vuelto a aparecer ese perro vagabundo en el que a veces me convierto. Sin rumbo fijo y sin dueño. Sin un lugar en el que dormir. Buscando un cacho de pan duro por esas malditas calles que ya no te ven pasear. Y también una caricia. El cachorrillo no está ni alegre, ni triste, ni na. Está, como lo están los cubos de la basura, los móviles sin batería o las canciones que ya nadie tararea. Sus ojos vuelven a estar tristes, pero anhelan tu piel. Siguen vivos y eso, en estos momentos, es importante para mí.

domingo, 28 de octubre de 2007

Europe's living a celebration

Ha vuelto a pasar. España tampoco ha ganado esta vez. O sí. No lo sé. Me he vuelto a sentir un incomprendido. Si se contabilizan los puntos, mi apuesta pierde por goleada, aunque he logrado colar tres canciones entre las cinco más votadas:

1. “Ain't no mountain high” 18 pts.
2. “Sin documentos” de Los Rodríguez 18pts.
3. “Ojalá” de Silvio Rodriguez 12 pts.
4. “Chasing Cars” de Snow Patrol 11 pts.
5. “Wake Me Up When September Ends” de Green Day 11 pts.


Incomprensible que algunas joyas se hayan quedado sin sumar: “Acostumbrada” de Roberta Marrero; “Llorando por ti” de Minerva; “Lucas” de Raffaella Carra; “Mi primera cana” de mis adorados Estopa; o la versión de “Morir de amor” de Camilo Sesto y Alaska.

Entre las rivales, sólo salvo “Love Is In The Air” de John Paul Young, pero sobre todo, "Lollipop" de Mika. Es injusto que haya pasado desapercibida para el jurado. Inexplicable...


miércoles, 24 de octubre de 2007

Los brazos aquí no se tuercen

Irme para pensar. Cuatro días más. Volver al inicio, a los comienzos, para volver a pensar en ti. No puedo huir. Tal vez mis reflexiones estos días no sean como deseas. No sé lo que quieres. Los últimos días han sido bastante tensos. Tú estas cabreado y yo enfadado. Mucho, los dos. ¿Por qué? Cada uno en su pedestal, uno más alto que otro, pero pedestal al fin y al cabo. Sin hacer ningún esfuerzo que pueda ser interpretado como una rendición. Los brazos aquí no se tuercen. Los tuyos, claro. Pero, al mismo tiempo, haciendo todo lo posible para que la lejanía no se agrande. Dejando las cosas en bandeja para que el otro llegue y se sirva a su gusto. Pero sin que se note. Los pasos cada vez más cortos. Y al final sólo con una convicción, cada día estoy más atrapado en tus cosas.

martes, 23 de octubre de 2007

C.R.A.Z.Y.

-Quiero ser como los demás.
-Gracias a dios, jamás lo serás.
C.R.A.Z.Y. (2005, Jean-Marc Vallée)
***
La vida es extraña. Triste, alegre. Hoy no es como ayer. Perdóname. Te quiero. Tengo miedo. Tu voz retumba en mis oídos. Sigo en aquel cruce. Las olas rompen. ¿Y si me enamoro? Déjalo.
***
Pdt. Yo también he sentido eso. Lo de querer dejar de ser distinto. Primero de unos y después, más tarde, de los otros. Desear ser como los demás. Sin más. Poder sentir que soy parte de la marea. Que no me distingo. Que mi piel y mi estómago sueñan las mismas cosas, se comportan igual que lo hacen todos. Pero al final me he dado cuenta de que no, de que puedo estar rodeado de miles de personas, que, incluso, puedo hacer algunas de las cosas que hacen, pero yo soy otra cosa. De otra manera. No sé si debo dar gracias a dios o no. No lo sé. Soy así, aunque muchas veces duela.

lunes, 22 de octubre de 2007

Las Palmas (II)

Me dejé el champú. No sé donde diablos tengo la cabeza. Estoy, pero no estoy en ningún sitio. Eso pasó por la mañana. Se quedó solo en una bañera amable. Otros serán quienes te usen, te gasten a partir de ahora. Adiós, guapo. Tuve que comprarme otro, uno que huele a mandarinas. Es alegre. Mucho.
Antes de eso, me habías dicho muchas cosas. Y pude, por fin, tocarte los hombros. Estabas tan cerca de mí, que creí que eras de verdad. Pensé que todo podría ser distinto. Conseguiste más de lo que muchos otros, aunque nunca lo sepas. Estuve a punto de llorar. Después, tuve que agarrarme a una pared extraña para no caerme a ese precipicio que tus palabras habían creado entre nosotros.
No sé. No sé, te dije una y mil veces. También te susurré otras cosas, pero ya no sé lo que quiero. Ya no. Esa es la verdad.
Al final, cuando iba desde tu hotel hasta mi cama, estaba solo. Al lado de mi taxi pasó un coche a toda velocidad. Huía de otros dos, que eran de la policía. Era oscuro, pero los otros no. Se perdieron pronto al trasponer la curva. Iba demasiado rápido. Igual que tú, por mucho que acelere esta persecución parece no tener fin nunca.
No sé. No sé, te dije una y mil veces. También te susurré otras cosas, pero ya no sé lo que quiero. Ya no. Esa es la verdad. Y también que estoy más o menos.

domingo, 21 de octubre de 2007

Las Palmas

Amanecí pronto. La primera voz que escuché fue la tuya. Te desperté y lo hice con la mayor suavidad que supe. Fuiste mi primera idea del día y posiblemente tal vez la última. Como me habías pedido. La noche había sido extraña. Tuve miedo y sólo necesité un abrazo que no obtuve. Aun así, ese que te dijo lo que te dijo fui yo. Pocas veces antes había sido tan yo, tan de verdad, poniendo sonidos a mis sentimientos. No es que en otras ocasiones te mienta, pero sí es cierto que me das miedo. Callo, pero sólo porque me da vértigo estar triste y eso desde hace algunas semanas lo consigues con suma facilidad. Después una canción, que en el fondo es alegre, se apoderó de mí.

http://www.youtube.com/watch?v=wCl_9UIwbJ8

Las horas siguientes fueron distintas. Todo se estropeó. Las Palmas no me gusta y la playa de Las Canteras será ese lugar donde el mar está, pero no lo veo. El ruido de las olas es, pero el sonido de mi rabia –sí de la mía, porque también tengo, aunque nunca la enseñe- es más fuerte. Y también es ese sitio en el que comenzamos nuestro viaje hacia ninguna parte. El respetito es muy bonito, dijo un mago. Y yo sumo, por aquí no paso ni una sola vez más. Hoy no es el día para decirte lo que me has hecho sentir. Estoy francamente enfadado. En el aeropuerto escuché una canción y deseé que su protagonista llegase pronto y me llevase lejos de ti.

http://www.youtube.com/watch?v=yh2huH81i9U

Al final, otras cosas han llenado mi vida hoy y me he dado cuenta. Todo ha sido diferente. Espero para existir libre.

jueves, 18 de octubre de 2007

¿Qué pasará?


Tres días importantes por delante. Mi destino, Las Palmas. Una ciudad extraña. Amable, pero a veces me incomoda. No soy de allí y lo noto, aunque la gente es amable conmigo. Mi mundo es otro. ¿Qué pasará? Deséame suerte.
Pdt. Sin pistas o no, querido Holmes.

miércoles, 17 de octubre de 2007

Mil cosas que hacer

Sigo luchando contra mi mismo. Contra lo que siento y sobre todo contra lo que intuyo.
Todo iba sobre ruedas. La mañana comenzó pronto. El despertador, ese viejo y mono que preside mi escritorio, sonó indecente, temprano y rápido. El teléfono móvil le siguió como un tonto. No me gusta que me llamen a esas horas, me da miedo recibir malas noticias. Después me sentí como una sardina en lata. No sabía que el tranvía iba tan lleno a esas horas. Que cabían tantas personas en esos pequeños vagones. Tampoco que la gente se levantaba temprano y los coches andaban tan divertidos por las calles. Lo mejor, una niña con su abuelo, que me miraba asustada mientras los usuarios del novedoso medio de transporte –quién se acuerda ya del de principios del siglo XX- no le permitían moverse.
Más tarde seguí a la carrera y lamenté haber salido de mi casa con ese suéter verde tan bonito que tengo y que me compré un día en una tienda que ya no existe, ni nadie recuerda.
Todo iba sobre ruedas hasta que recibí un mensaje de texto. El reloj marcaba las 12:30 horas. Llamé sobre la marcha. Entendí el recado. Era para un favor. Como amigos. Acepté. Claro, dije sorprendido. No por la petición, sino por que se sorprendiera de mi respuesta.
Lo hice mientras tomábamos algo. Primero atendió a su amiga y luego me tocó a mí. Con ella no tuvo prisas, pero la chica se fue pronto. Nos quedamos solos después y ahí es cuando comenzó a hacer llamadas y enviar mensajes de texto, mientras yo le hacía el favor que me había pedido. Un segundo después de terminar, se fue. Tenía mil cosas que hacer.
Eran las tres de la tarde y me quedé de pie como un tonto. Se perdió entre la gente. Y yo luchaba contra la certeza de que no me quiere. No estoy preparado para asumirlo aún. Sigo pensando que tal vez algún día se gire y me diga te quiero. Me puse un poco triste, pero luego se me pasó, como una nube tranquila en verano.

martes, 16 de octubre de 2007

Dulces tostadas de mermelada

Abrí los ojos cuando eran las nueve pasadas. Los últimos días el Katxorro no ha dormido bien. Anoche dio mil vueltas de un lado al otro de la cama cavilando anhelos. También alguna pena. Después las dulces tostadas de mermelada pusieron la guinda a un pastel exquisito en forma de desayuno frugal. La vida ha dado un pequeño giro. He decidido ser más dueño de mis decisiones. Plantear objetivos, retos, y caminar siempre hacia la luz. Tuve suerte mi diputada favorita -una de ellas, claro- me cogió a la primera. En ese instante supe que había finalizado mi jornada laboral por hoy. Mañana será otro día, más intenso, sin lugar a dudas. Después un suave paseo y un almuerzo diferente. ¡Qué más se puede pedir!

domingo, 14 de octubre de 2007

Solo frente al mundo


Camino por las calles y siento que puede ser posible otro mundo. Ya nada será igual. La vida real es esto. Estoy solo. Sin ellos, pero con otros. Otros que todavía están por venir.

La vida sin ellos (13.6.2003)

Detectives

El círculo se cierra poco a poco. Las pesquisas continúan y posiblemente en un corto espacio de tiempo todo salga a la luz. Los detectives se han puesto a trabajar y sé que he ido dejando muchas pistas. Sólo hay que echar un poco la vista atrás y atar cabos. No hay tantas opciones. Lo único que no sabrán de mi boca es tu nombre... Ese secreto es sólo mío y lo desvelaré el día que tú quieras. Tal vez no haga falta, pero yo no lo diré nunca en voz alta. Posiblemente no sea necesario, lo vi en los ojos de Juan Fernando López Aguilar cuando nos detuvo mientras atravesábamos el ínclito callejón del Combate. Hay cosas que yo no puedo ocultar. Nos miraba y también sus dos acompañantes. Esos seis ojos clavados en mí sin decir nada lo decían todo. Nos han descubierto, supe.

Pdt. Gracias por estar ahí, mi Sherlock Holmes favorito

jueves, 11 de octubre de 2007

Cajitas de felicidad


Las nubes oscuras han vuelto. La tristeza también. El gris se ha convertido en rey. En uno que lo abarca todo, hasta el último rincón. El otoño se ha clavado en mis pulmones, me cuesta respirar. En mi mente, un solo deseo. Un abrazo.
El vino está malo. La cosecha ha sido lamentable, indigna. Todo se ha echado a perder en unas horas. Mientras sueñas, la vida te golpea. Implacable. Contundente. Sin miramientos. Al, final un sabor extraño anida en mi corazón, el de la pena.
Hoy me toca a mí estar triste. Esto es una noria. Sube y baja lentamente, pero sin descanso y me siento, mientras oteo el horizonte, como una de esas cámaras de fotos de usar y tirar. De un solo uso.
He ido a buscar en mi despensa cajitas de felicidad, de esas que son iguales a las de cereales, pero no me quedaban. ¿Cómo es posible que se me haya olvidado comprar más? No sé muy bien en qué las he ido gastando poco a poco. Casi sin darme cuenta. Ahora, sólo tengo un problema, la tienda donde las compraba ha cerrado. Es puente y hasta el lunes nada de nada. Que dios se apiade de mí.

miércoles, 10 de octubre de 2007

De tripas corazón

Hoy volviste a ser tú. Llegaste extraño, distante. Hice, una vez más, de tripas corazón. Sentí como junto a mí estabas lejos, ausente. Los minutos pasaban e intenté sobreponerme. Hacer como si no pasara nada. Mis ojos se clavaron nuevamente en tu piel. Tu voz queda acariciaba mis oídos y todo fue colocándose en su sitio.
Más tarde me contaste tus últimas preocupaciones. No supe qué decir. En esos asuntos no me siento capaz de manifestarme. Porque, quieras que no, soy parte implicada. Sería fácil juzgar sin toga, matar sin garrote vil o insultar si voz, pero no sería honesto.
Después la magia llegó. Se paseó junto a mí y volví a creer en el Katxorro. También en ti. Da igual todo. El pasado y el presente. Tal vez hasta el futuro. Tus dedos, tu nariz, tu piel. No se puede tapar el sol con un dedo y lo sabes. Tal vez hoy no sea el mejor día para decírtelo, pero aunque a veces te parezca que no, me gusta pasar ratos contigo.

martes, 9 de octubre de 2007

Free hugs

Anoche me dijo Carlos del Amor que en Hong Kong había gente que repartía abrazos gratis (free hugs). Me regaló uno. Hacía mucho tiempo que eso no me pasaba. La 2 noticias decía que cuanto mayor es una ciudad menos contacto existe entre unos y otros. Todo comenzó en Australia hace unos tres años.
Eso me recordó una peli de Isabel Coixet, Cosas que nunca te dije. También que tú ya no me tocas. A veces estamos tan cerca, estás tan próximo a mí que puedo sentirte, olerte, saberte, aunque no me roces.
Cuando pasa eso se me traban las palabras. Me tiemblan las rodillas. Tengo tantas cosas por contarte, pero no es fácil. Esto no puede continuar así.
Hoy tampoco será un buen día. Lo sé. Sigo esperando. Como si nada de lo que pasase me importase. Me refugio en viejas canciones. Es lo único que tengo ahora porque consigue olvidarme de todo. Lucho, pero a veces me rindo. Vuelvo a la carga, pero nada de lo que hago parece ser suficiente.
Pdt. No me arrepiento, pero no es oro todo lo que reluce.

jueves, 4 de octubre de 2007

Sin ruedas

Mi silla no tiene ruedas. Desde hace unas semanas he cambiado de silla y hoy me he dado cuenta de que la nueva no tiene ruedas. Así es muy difícil moverme de un lado a otro o simplemente girarme a ver quién está a mi alrededor. No sé qué hacer, tal vez la solución sea comprar otra, una que sí lleve ruedas y que tenga propiedades ergonómicas, pero no será la que tenía, la de antes.
Sabes, a veces me gustaría que todo fuera como al principio. Que tú no hubieras puesto vallas a todo esto para poder seguir siendo libre. Hoy te he visto y me hubiera gustado contarte un montón de cosas, pero no puedo. Me quedé clavado en tu antebrazo y mientras permanecías en silencio, junto a mí, yo soñaba con dibujar en él trazos imposibles con mis tristes dedos. Sabes, mi silla ya no tiene ruedas y eso en días nublados como hoy me pone un poco triste.
Tal vez para ti no sea importante eso, pero que pudiese moverme con ella estaba bien porque me servía de apoyo, sabía que siempre cerca de mí iba a haber una oreja que me escuchaba, un hombro que me sostenía y una sonrisa que me consentía. Y ahora sólo tengo una silla que perpetuamente está quieta.

Pdt. El katxorro sigue siendo del sector ultrapijo de la Liga "acánida"

miércoles, 3 de octubre de 2007

La vida no sigue igual

He olvidado mi universo. Hay dos formas de vivir, hacia dentro o hacia fuera. No es que una sea mejor que la otra, pero yo me había decidido por la primera y muy bien sin saber cómo lo que tantos años me costó construir ha desaparecido. Mi burbuja de cristal estaba llena de ángeles burlones y sonrisas traviesas. Aunque yo era el protagonista. Botaba de un lado a otro sin descanso. Viendo atardeceres plácidos y noches intensas. Las mañanas, casi siempre frías, también estaban bien.
Ahora, por arte de magia, todo aquello se ha desvanecido y he tenido que volver a empezar. La vida no sigue igual. Hubiera reconstruido aquello, pero es que ya no queda nada. A veces me pongo triste porque sé que he dejado a mi mundo sin mí demasiado tiempo. Intento rectificar, volver atrás, pero eso sé que es imposible. Sólo hay una opción, encontrarme otra vez soñando con peces de colores y mariposas diáfanas.

martes, 2 de octubre de 2007

Esquivando sillas

En la tarde de ayer nos volvimos a encontrar. Dicen que fue por casualidad... Apareció serio, como siempre. Después, como a veces también suelo hacer yo, dio un giro increíble para llegar hasta donde estaba sentado. Lo hizo, esquivando todas las sillas que nos separaban. “La distancia más corta entre dos puntos es la línea recta”, bromeé porque pudo más en mí el hecho de verlo, que cualquier otra cosa y al mismo tiempo comprendí que va a ser tarea harto complicada dejar de sentir.
También caí en la cuenta de que cuando estoy con él todo desaparece y la satisfacción de su presencia permite que no me fije en su camisa rosa o en sus cicatrices, sólo en su voz.
Como había adelantado hace un par de días, ayer no se apagó ni se iluminó el mundo. Hace tres meses pensaba que el de ayer sería un día mágico en el que por fin estaríamos juntos, y al final lo estuvimos. Vale, hice todo lo que estuvo en mi mano para verlo, pero lo logré sin que se notara demasiado. No fue como me hubiera gustado, pero mereció la pena. Somos sólo amigos, dice y yo pienso: eso no se lo cree ni él.

domingo, 30 de septiembre de 2007

Septiembre


Finaliza septiembre. Mañana comenzará otra vida. Estos días han vuelto a cabalgar los caballos fufos, alegres y divertidos. Hace tres meses todo era diferente. Me había apuntado al club de los imposibles. Sí, a ese de aquellos que todo lo logran. Conseguidores natos.
Por aquellos días, ante mí se presentaba un ser tímido y vulnerable. Yo era distinto, un mastodonte entre juncos, que quería salvarlo. Hoy no sé como es… A veces va y otras viene, como dice de mí.
Había puesto tantas ilusiones en mañana, que creo que se me olvidó hoy. Pero las cosas caen por su propio peso. Mañana no pasará nada especial, pero tampoco será un día anodino. Será uno más. Uno en el que se oigan canciones alegres y se coman cosas divertidas.
Me apetece el sol. Y decir cosas. Ser libre. Que me vuelvan a crecer las alas. Sin miedos, ni lágrimas. Como si yo también fuera un caballito fufo que no para nunca al son del “Vuela, vuela palomita”.


Más imágenes en

http://fotoblog.tazacorte.es/



jueves, 27 de septiembre de 2007

La otra cena

A la mañana siguiente. Cuando creías que ya nada podía ir a peor, ahí está la realidad para confirmarte que sí. Que aún se puede caer más bajo. Que el fango que te cubre hasta las rodillas puede seguir subiendo. Parece que da igual lo que hagas porque nunca es suficiente. Tu mundo se ha desmoronado como ese estúpido castillo de naipes que algún listillo tardó horas en confeccionar para admiración del respetable y un estornudo tonto se encargó de fulminar.
Antes. La tarde comenzó temprano. “Se ruega etiqueta”, rezaba la misiva. Así lo hice. Llegué en punto, no me apetecía arribar a un lugar extraño solo. Y allí en el Bósforo –entre dos continentes, Pasado y Futuro-, apareció. Ahora lo entendéis todo. No pudo pasar ni cinco minutos antes, ni cinco después. Tuvo que hacerlo por aquella calle estrecha justo cuando el Cachorrillo quería comenzar a olvidar.
Al verlo supe que ya había llegado a Tenerife. Se había ido y regresado sin decir nada. Fueron cuarenta segundos extraños. Igual que lo es todo últimamente. “Estoy bien”, se evadió el Cachorrillo y Bofilitio como si nada hubiera pasado dejó caer dónde estaría mañana para que el Cachorrillo vaya, una vez más, hasta donde está él. Irá, pero para exigir su lugar en el mundo.
Después no pasó nada extraordinario. Me adentré en Estambul, un lugar aderezado de colores y sabores lejanos e igual de amables que mi dolor. Todo fue bien. Me sentí adecuado, como en casa. Porque aquel era aún mi hogar. Supe que hay cosas que sí van bien. Al final, seguí deseando que todo continuase, que lo me rodea, lo que no está en el Bósforo, se vaya alejando irremediablemente mientras suena una bonita canción de Tarkan.

Pdt. Gracias, un abrazo.

Más cosas y sonidos en:

http://www.audio.ya.com/tarkanspain//

http://www.youtube.com/watch?v=mYSASv5nHgA

http://www.youtube.com/watch?v=e42ikRmifps&mode=related&search=

miércoles, 26 de septiembre de 2007

Esperando al lunes


El final se aproxima. El próximo lunes se cumplirá el plazo. No sé qué pasará ese día. Ahora las cosas están peor que al principio y tengo la impresión de que nada de estos últimos noventa días ha servido. Estamos más lejos que nunca. Aislados, como en el final del mundo. En el borde, entre la tierra y el océano. A la intemperie. Donde puede pasar cualquier cosa. Esta situación no se dilatará mucho en el tiempo, lo sé, lo deseo. Puede que quepa una pequeña prórroga, pero no lo sé. Todo depende de estos últimos cuatro días. Se me harán eternos, como esta semana. He mudado la piel y cada jirón ha costado demasiado, pero sigo siendo el mismo.

Pdt. A pesar de lo que a veces pudiera parecer,
http://www.azultokio.blogspot.com/ es un rincón libre. No caben palabras de reproche hacia nada, ni nadie. Todos son bienvenidos. Digan lo que digan.
Pdt2. Acabo de hablar con Any Oramas, creo que soy el tío más feliz del mundo...

martes, 25 de septiembre de 2007

Hasta después de la publi

No sé como lo he hecho, pero en menos de un año he pasado de ser El principito a un simple Cachorrillo. Todo es distinto ahora. El sol sale, pero a mí eso no me afecta. Antes creía que caminaba hacia adelante, ahora sólo doy vueltas en círculo. A veces estoy rodeado de gente, pero sigo solo. En una cárcel, donde las rejas no permiten que me explique. Todo esto en ocasiones me parece una gran mentira. Soy el protagonista de una película que nunca termina de rodarse. Por eso estoy enfadado. Los de atrezo no quieren que salga guapo. También porque el papel que me han dado es incómodo. Ya no me divierte como al principio, pero no tengo otro. Tal vez después de los treinta segundos para la publi el guionista haya previsto un cambio inesperado en el guión y todo vaya a mejor… Quizá… Quién sabe… No cambiéis de canal.

domingo, 23 de septiembre de 2007

Happy end

Desde mi ventana no se ve el sol. A veces tampoco las nubes. Por la radio se escucha una canción triste. El aire sí que entra por la ventana. Una ligera brisa. Mueve con insolencia la cortina, ajada por el paso de los días. Pienso en el final de las cosas y me pregunto por qué extraña razón todos creen saber que esto no tendrá un final feliz. Y lo que es peor, sentencian que, a pesar de todo lo que siento hoy, seré yo quien ponga el punto final cuando ya sea tarde para no sufrir.
Todos dicen eso y yo me empeño en soñar cosas bonitas. En caricias y sonrisas. En pájaros que vuelan y peces que nadan rumbo a arrecifes de coral. También en tus manos y en tus orejas, pero sobre todo en tu nariz.
Si todo eso es así, para qué tanto esfuerzo. Los golpes que ya me he dado contra esa pared dura e impasible que es tu indiferencia no habrán servido de nada. O sí. Dímelo tú.
El futuro que me dibujan no me gusta. Me resisto. Lucho. Pero me asaltan dudas. Quiero que sólo se oigan canciones bonitas en mi radio. Deseo que les tapes la boca. Que no digan, que no piensen, que no me susurren todas esas cosas que poco a poco se van cargando mi dolorido estómago.
Ahora soy esa llave que duerme en el cajón de tu mesilla de noche y que no sabes qué puerta abre. Esperando que la luz te ilumine. Aguardando tu regreso. Porque a pesar de todo, sigo anhelando que vuelvas y que, esta vez, sea para siempre

viernes, 21 de septiembre de 2007

La vida desde ti

El mar y el cielo se han aliado para parecer perfectos. Hoy ha amanecido pronto y todo sabe distinto. El café. Las manzanas. Todo. A cada paso, una sorpresa. Agradable, claro. Los segundos pasan y sigues lejos. En silencio. Mientras trato de ponerme en tus zapatos, comparto instantes con otros. Las personas que vuelan a mi alrededor hablan en voz baja. Dicen lo que quieren. Desde mi desconocido internauta a la chica que a veces llama a la radio. Las palabras, distintas unas de otras, fluyen. Corren libres. Mi piel es suave ahora. Yo me limito a decir una y otra vez, sin novedad en el frente; a la espera. Lo de intentar descubrir porqué haces lo que haces es divertido. Difícil, pero divertido. La vida se ve distinta desde ti y eso no es malo. Es extraño. Se aprende. Además, tus tenis beige siempre me han molado y es una pasada andar con ellos… Espero seguir haciéndolo.

miércoles, 19 de septiembre de 2007

Jaula de oro

Anoche las cucarachas volvieron a pasear sobre mí. Creían que dormía, pero no. Yo estaba despierto, sin fuerzas para alejarlas. Así que sólo me quedó esperar a que se cansaran y se fueran. Antes había llorado un poco. Tuve la sensación de que mi suerte me había abandonado para siempre. No sé cuando, pero se ha ido.
Estoy en un lugar en el que no quiero y ya no sé como salirme. Todos piensan que estoy en el correcto, pero no saben que a mí nunca me han hecho felices las jaulas de oro. Esos sitios en los que nada es lo que parece, porque simplemente son plástico con olor a azahar. Y tú guardas silencio, porque eres igual que ellos.
Hoy más que nunca quiero ver a mi alrededor caras amables... Que no juzguen, sólo que me pongan la mano en el hombro y me digan que todo esto pasará... Tarde o temprano, pero pasará.
Aún no ha salido el sol. Sé que lo hará para mí. Cuando eso suceda volveré a sonreír. Siempre lo hago, si no, no sería yo. Ojalá las cosas fueran sencillas. Ojalá no me empeñara en complicarlas. Ojalá...

lunes, 17 de septiembre de 2007

Sí, pero no; no, pero sí

Apareció de repente. Allí estaba y sus ojos me parecieron distintos. Comenzamos a hablar y las palabras se agotaban. Los silencios iban y venían, cada vez más abundantes, y yo no podía dejar de mirar sus ojos. También esa cicatriz en la frente, que no había visto antes. Después tocó café. No pude negarme y él lo sabe. “Me encanta estar contigo”, dijo, pero también susurró otras cosas menos amables. Sí, pero no; no pero sí. Ahora no sé a qué atenerme. A veces creo que no se escucha, que no se da cuenta de las cosas que me dice… Pero sabe que sigo ahí y no hago nada por evitarlo. Me prometió otro café, ahora que la otra parte oficial de esta extraña historia está en la península, lejos de aquí, de nosotros. Al final todo acabó y cuando ya caminaba en dirección contraria me detuve bajo el sol para ver como se iba, como se alejaba dejándome una vez más en el aire. En ese que respiro desde que le conocí.

sábado, 15 de septiembre de 2007

En mitad de un partido

Fue un miércoles. Entré como a las nueve de la mañana. No recuerdo estar especialmente nervioso. Fue un día más o menos normal, pero de eso hace ahora unos tres años. Han pasado muchas cosas, quizá demasiadas. Hoy, en mitad de un partido de España, salí y no pasó nada. No se acabó el mundo, ni se escucharon fuegos artificiales.
Tuve que respirar hondo cuando la puerta de metal se cerró tras de mí. El ruido se quedó allí dentro, creo que Gasol había hecho algo extraordinario, pero yo ya no estaba en aquel lugar. Estaba fuera. Lejos. Ahora sigo caminando.
Un punto y seguido. Ellos –no todos- van y vienen, pero siempre permanecen. Los otros desaparecerán irremediablemente. En medio, yo. Equilibrándolo todo. Risas y lágrimas, sueños y pesadillas. De todo un poco y más. Pero al final ha estado bien.
Por cierto, este último día tuvo sonidos… Primero escuché “Esa no soy yo” de Mari Trini y acabé la mañana escuchando “Déjame llorar”, de Ricardo Montaner y algo de Massiel. Cosas de chicos como yo, supongo.

jueves, 13 de septiembre de 2007

SOS

Creí que podía comenzar a ser libre, pero mi teléfono volvió a sonar a las 13.07 horas. Volvió al tajo, me dijo. Y yo supe que sigo en su prisión. Como si todo siguiera igual, con sus mismas palabras de siempre y lo peor como si nada hubiera cambiado. Está loco y va a conseguir que yo también me vuelva.

Pdt. S.O.S
Pdt. Necesito ayuda.

Oteando pies, cinturas y orejas


Parece que poco a poco las aguas vuelven a su cauce. Cuando parecía que todo estaba perdido, di marcha atrás. El mundo vuelve a girar entorno a mí y no al revés. Me di cuenta a tiempo de que mi sangre se estaba pareciendo demasiado a los limones de temporada. Sí, a esos extraordinariamente agrios y no merece la pena.
He vuelto a caminar por las calles mirando. Oteando pies, cinturas y orejas. Lo típico. Aún tengo esa espina clavada, pero los medicamentos que estoy tomando son buenos y pronto volveré a ser. Eso deseo, para bien o para mal. Los servicios médicos apuntan en esa dirección.
Además, la vida siempre te da sorpresas y como me dijo alguien alguna vez de cualquier agujero salta un ratón. Pues eso, a volver a ser gato, que nunca se sabe. Aquí también cabe eso de las sonrisas y todas esas cosas que hacen que esto gire.

lunes, 10 de septiembre de 2007

El katxorro anda triste

Confirmado. El katorro está triste. Hoy mientras andaba por las calles perdido no quería ver el cielo. Se resistía porque sabía que si miraba hacia arriba vería ese tan temible azul tokio. Un color que de bonito está maldito, porque sólo aparece cuando uno asume que no te quieren. Al final, y después de intentar evitarlo con todas sus fuerzas miró hacia arriba. Eran como las siete de la tarde, aunque venía triste desde antes del mediodía. El color era pálido, más que otras veces, pero era...
De regreso a casa, apuró el paso. Las lágrimas aparecían y no quería que le viesen así. Cuando puso la llave en el portal miró su reflejo en el cristal y no le gustó lo que vio. Después, al cerrar la puerta de madera de su piso, ya pudo derrumbarse agusto y llorar. Lo hizo como tantas otras veces desde que dio el paso de acercarse a él. Ahora está perdido.
Dios te salve María, llena eres de gracia, el señor es contigo. Bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora. Amén, rezó incansable hasta que las fuerzas se le agotaron. Pidió paciencia y fuerza. También preguntó y se desesperó. El katxorro ahora sabe que ama y no es amado; y lo peor de todo que tal vez nunca lo sea del modo que él espera.
Y mientras el katxorro sufre, tú guardas silencio.

domingo, 9 de septiembre de 2007

Algo de mi

De repente me quedo en silencio y comienza a sonar “Algo de mí” de Camilo Sesto y no puedo hacer otra cosa más que dejarme ir… Después todo pasa y sigo pensando en ti.
Un adiós sin razones
unos años sin valor...

Me acostumbré a tus besos
y a tu piel color de miel,
a la espiga de tu cuerpo,
a tu risa y a tu ser.

Mi voz se quiebra
cuando te llamo
y tu nombre
se vuelve hiedra
Que me abraza
y entre sus ramas,
ella esconde mi tristeza...

Algo de mí
algo de mí
algo de mí
se va muriendo...

Quiero vivir
quiero vivir
saber por qué
te vas, amor...

Te vas, amor
pero te quedas
porque formas
parte de mí...

Y en mi casa
y en mi alma
hay un sitio para ti...

Sé que mañana al despertar
no hallaré a quien hallaba
y en su sitio habrá un vacío grande y mudo como el alma...
El sonido en

sábado, 8 de septiembre de 2007

¿Cuándo llegará el 38?

En el aire quieto. Pesado. Plomizo. De verano. Sin nada que hacer o a lo que aspirar, cual décimo sin premio. No busco, no deseo, pero quiero. En silencio. Sin derechos. También leo. Una y otra vez. Sin parar. Es lo único que me da alivio y me ayuda a bien morir. He conseguido saberme de memoria, como si fuese mi único catecismo esos 37 mensajes de texto que se almacenan en mi destartalado teléfono móvil. Cortos, suaves y dirigidos sólo a mí. Podrán decir misa, pero mientras tenga batería seguiré leyéndolos porque ahora eso es lo poco que me queda de ti, que guardas silencio hundiendo la cabeza en el olvido como un simple avestruz.

Pdt. Para algunos la vida es galopar un camino empedrado de horas, minutos y segundos. Yo más humilde soy y sólo quiero que la ola que surge del último suspiro de un segundo, me transporte mecido hasta el siguiente. Un abrazo.

Pdt2. Gracias por este sms.

jueves, 6 de septiembre de 2007

La idea que me ronda


Tal vez el sol salga hoy. Ya debería saberlo porque son más de las doce, pero estoy en el zulo de General Porlier... No hay nada que hacer, sigo triste. Tampoco llamó anoche, a pesar de que insistió en que lo haría. Ni lunes, ni martes, ni miércoles... Los días sin verte se amontonan y ya no sé dónde ponerlos. ¿En el bidón de la ropa sucia?
Procuro olvidarte, pero no es fácil. Ahora sólo existe una idea que me ronda y lleva tu nombre. Ese que no puedo decir en voz alta y que me gusta tanto, aunque al principio dijese que no.
No me apetece leer, ni ver gente. Sólo estar en silencio, soñándote. Imaginándome otro mundo, otras palabras y otros pensamientos. Quiero volver al principio. A los días de las mariposas en el estómago. Al final, todo se colocará en su sitio. Debo tener paciencia. Esta tormenta pasará, dicen todos, pero yo ya no creo nada.
Y la idea sigue girando por todas las esquinas de mi cuerpo. El mismo que se quedó roto el pasado jueves 23 de agosto.

martes, 4 de septiembre de 2007

Feliz año nuevo

Tonto. Como un paraguas al sol sin nadie a quien cobijar o como un cinturón sin hebilla. Totalmente estúpido. De una forma infinita. Así me siento, dándome golpes una y otra vez con la misma pared.
Tu voz se queda en mis oídos y duerme en ellos, pero tú estás lejos. En ese planeta paralelo al mío, que desconozco y que ahora sé que nunca se va a cruzar en mi camino. Ni tú, ni yo estamos por la labor de construir ese puente de fresa que termine por comunicarnos de forma irremediable.
Hoy no tengo ganas de continuar. Quiero dormir y que esto pase para siempre. Que hayas sido un bonito sueño de verano y que tus huellas vayan poco a poco disipándose gracias al viento que viene y va del sur, cargado de arena del desierto. Cálido.
Las fuerzas me fallan y el desánimo ha invadido mis venas. Flaqueo, pues la fuerza de tus ojos se ha convertido en un lejano recuerdo. Igual que tu cuello o tu tobillo izquierdo. Mi sangre es clara, sin color y ya no sabe salada. Mi piel es lo único que todavía te desea. Tal vez deje de hacerlo pronto. Como un reloj que ha dejado de tener pilas o un río sin agua que llevar en volandas hasta el mar.
Sin nada que decir, ni pensar. Inventando tonterías y borrándolas de inmediato. Solo, aunque rodeado de gente. A trancas y barrancas. Renqueando. Buscando agua salada como un pez despistado de compras en el Sahara occidental.
El color de mi cielo se está conviriténdo en azul tokio, pero me resisto. Es a lo único. Tarde o temprano cederé y entonces mi caída será más dolorosa aún. Al fin sabré que no me quieres. Ese día llegará y volveré a estar dentro del fango. Sin poder respirar, atrapado en mi escafandra de colores. Temiendo que ésta sea la última ocasión en que lo intento.
Pues eso, feliz año nuevo.

domingo, 2 de septiembre de 2007

La montaña

Estoy a las faldas de una gran montaña. Tengo que comenzar a ascender y no tengo fuerzas. No sé cómo voy a arreglármelas para alcanzar la cima, que es al lugar a donde debo dirigirme. Todo me parece un mundo lleno de peligros y complicaciones. No sé qué será de mí...
Todo cambia para permanecer igual. Los últimos diez días han sido extraños. Es como si un huracán hubiese devastado el planeta y yo estuviera en un lugar dónde no hay gravedad. Permanezco suspendido en el aire, sin ambiciones, sueños o deseos...
Quiero sentir como tus brazos se entrecruzan sobre mi espalda. Necesito respirar tu piel. Acariciar tus labios. Tal vez, eso me ayude a subir esta gran montaña que se eleva ante mis ojos.

sábado, 1 de septiembre de 2007

Pico y pala

A medias. Como siempre. Así me siento. Mientras, mi lista de asuntos pendientes, aquella que he ido confeccionando para algún día contarte al oído continúa creciendo. Poco a poco, pero lo hace. No sé qué es de ti. Apareces y desapareces casi sin darme cuenta. Cuando me doy cuenta de que estás junto a mí, ya has colgado el maldito teléfono. Tu voz me acompaña, pero a veces no es suficiente.
Sabía que esto iba a ser complicado, pero uno siempre se embarca en empresas sin asumir de verdad el esfuerzo que le van a suponer. El resultado, lágrimas a mansalva. Me siento como un obrero al sol, que no descansa y no obtiene frutos.
¿Merecerá la pena tanto esfuerzo? Ahora da igual porque sólo puedo pensar en la próxima excusa que me invente para poder saber de ti, para estar aunque sólo sea un ínfimo pero absoluto segundo en tu pensamiento... Deseo volver a verte sonreír.

jueves, 30 de agosto de 2007

Comunicado oficial

A pesar de La decisión y las rotondas de caramelo a las 13.50 horas he cambiado de decisión y que sea lo que Dios quiera...

Pdt. Gracias

La decisión y las rotondas de caramelo

Las cosas que se hacen desde el corazón nunca están mal, me dijeron una vez mientras el sol brillaba de una forma extraordinaria. Tal vez sea mentira, aunque yo lo crea firmemente. Por eso hoy es un nuevo día, lleno de luz, aunque haya nubes. El aire entra tímido y divertido por mi ventana, al igual que lo hace el tonto murmullo de la calle. Los últimos días no han sido fáciles, pero al final mi corazón está tranquilo. Ha tomado una decisión y eso siempre está bien, aunque para muchos no haya sido la correcta. Mi piel ha rejuvenecido, mi estómago sigue algo inquieto y mis gemelos amenazan tormenta.
Mañana viernes todo habrá acabado. Regresaré al principio, al anonimato. Tal vez descenderé a los infiernos, pero estaré en calma porque es un lugar que no me es ajeno. El otro, ese sitio lleno de posibilidades de humo puede esperar. Nunca se sabe la de vueltas que puede dar la vida. Lo que no es bueno hoy, puede serlo mañana...
Ahora sólo pienso en recuperar las riendas. Detenerme para poder continuar sin descanso. Meditar qué hacer y qué sentir para poder emprender el camino otra vez. Un sendero, el mío, lleno de árboles, flores y rotondas de caramelo.

lunes, 27 de agosto de 2007

Interrogantes

¿Qué hacer? ¿Qué pensar? ¿Qué soñar?
Tu silencio no me extraña, me apena. Simplemente eso. Igual que lo hacen las olas del mar al atardecer, cuando del azul pasan a un gris tonto y sin sustancia. Cuanto daría por estar en otro lugar, dónde el aire corra suave y el sol de tus ojos acaricie mis tímidos hombros. Un sitio en el que ser. Sin miedos, ni lágrimas de colores.
Ahora me duele un poco la cabeza porque no sé hacia dónde caminar. Estoy sentado en una silla negra. Rodeado de luces y sin ventanas a la vista. La gente escribe a mi alrededor, pero yo permanezco en silencio. Sin hacer nada. A la espera. Estoy así desde que sé que no estás más junto a mí. ¿Qué será de ti? ¿Qué habrás hecho? ¿Con quién soñarás? ¿Qué lugar habrás reservado para mí?
Al final, las preguntas se amontonan en mi pequeña mochila verde. Esa que anoche mientras dormía dejé junto a la cama y que amaneció aprisionada por mis sábanas fucsia.

sábado, 25 de agosto de 2007

Intranquilo

Hoy tampoco puedo pensar. Me he quedado suspendido en el aire. Como si nada ni nadie importase. Todo da igual ahora. Nada sirve porque está roto.
Mi cara está preocupada y mi alma está en vilo. Soy intranquilo y ahora, más que nunca, lo estoy.
Sé que estás lejos. A una hora en coche. También sé que no te veré ni hoy, ni mañana. Pasarán muchos días hasta que pueda verte. Durante todas esas horas de ausencia intentaré reunir fuerzas. No será algo sencillo. Sé que no podré mirarte a los ojos sin que atisbes mi tristeza. Te darás cuenta de que no soy feliz y no quiero. No debo estar triste, pero aún estoy dolorido. A ello se une que no sé qué debo hacer y que también desconozco cual es el lugar que quieres que ocupe en tu mundo.
Llámame, me repetías una y otra vez, y no esperaste a que lo hiciera. Fuiste tú quien lo hizo y yo respondí sin miedo, pero aturdido de tanto dolor. También lo hice satisfecho por el hecho de saber que aún sigues ahí, junto a mi. No podré dejar de estar cerca de ti, aunque quisiese porque al final lo único que me importa es verte sonreir.

jueves, 23 de agosto de 2007

Flan de huevo

-¿A qué sabe el dolor? A flan de huevo barato.
Se oye un quejido. Es profundo. Creo que viene del otro lado de la puerta. Después, un llanto inconsolable. Así un buen rato. Tal vez excesivamente largo. Las horas pasan y continúa llorando. Más tarde, casi al final, me doy cuenta de que esos sonidos tristes no vienen de fuera, sino que emanan de dentro porque soy yo el que llora. No pude soportar ese dolor tan fuerte. Por eso preferí pensar que era otro quien sufría. Sus palabras me abofetearon suavemente, pero lo hicieron. Sé que no quiso hacerme daño, pero... me lo hizo.
-A partir de ahora todo lo que viene es bueno.
No es la primera vez que lloro por ti y posiblemente tampoco la última. Mientras me contabas que en tu puzzle mágico, aquel que yo te había regalado hace unos días, no había sitio para mí, mi corazón dejó de latir. Seguías hablando y hablando, pero yo ya no te oía. No escuchaba nada, sólo intentaba tragar -siempre trago- y que no notaras en mi voz que lloraba por ti. También quería colgar el teléfono para poder velar mis entrañas muertas.
-Que seas feliz es para mí lo único que importa.
Me pediste que mañana te llamara. Lo haré. No sé cuando, ni como. Aunque juntar todos lo cachos de mi corazón para que no te des cuenta de que está profundamente roto no será nada fácil. Lo intentaré, pero te aviso de que mis dedos ahora saben a flan de huevo barato. De ese que se compra en el super y que nadie quiere. No hay dinero para otro más sofisticado, dicen y acepto.
-Te quiero.
Mañana será otro día. Tendrá otros colores, otros sabores. Viajaré lejos y regresaré. Será complicado saber que no estarás cerca. Ni siquiera existe la posibilidad, por pequeña que sea, de verte. Sólo me queda soñarte. Recordar tu leve sonrisa. Tu brazo y tu tobillo. Cada una de las partes que conforman tu cuerpo. Al mismo tiempo, procuraré seguir caminando. El sendero es sinuoso. Con trechos alegres y otros tristes. Todo da vueltas, pero te quiero.

La sole

Ningún mensaje de texto en mi teléfono móvil. Nadie esperándome en el aeropuerto. Ni en la guagua de regreso. Tampoco hay nadie en casa... Sólo se escucha a Jennifer Lopez cantando eso de confundiste tanto amor que te entregaba, con un permiso para asi romperme el alma... Al final, estoy una vez más solo.

sábado, 11 de agosto de 2007

Ida y vuelta


El sol está aquí. Junto a mí. Calienta mi piel. No importa que no digas nada, aún escucho tu voz a mi lado. Preparo mi marcha, pero sé que pronto regresaré a tu vera. Será cuestión de días y espero que para entonces estés más tranquilo, más feliz. Que tu piel siga siendo tostada y que tus pantalones beige sigan escondiendo a medias tus tobillos.

viernes, 10 de agosto de 2007

En construcción


El aire vuelve por sus fueros. Cuando parecía que irremediablemente había dejado de soplar, allí estaba. En mitad de una calle, cuando menos lo esperaba. Tímido, suave y ligero. Mi piel tembló al contacto con esa mínima brisa que hizo volver a latir mi corazón, ahora en reconstrucción.
Mis pestañas lo percibieron y mi estómago se alteró. Después llegó él. Pasó rápido, como una estrella fugaz, pero al girar la esquina se detuvo en seco y giró sobre si mismo para regresar a mi lado.
Sin excusas, ni explicaciones. Como si nada hubiera pasado y sin compromisos de futuro. Libre como el viento. Las palmeras se movían imperceptiblemente y el tiempo voló. Después la noche se asentó y fui yo quien tuvo que alejarse sin mirarle a los ojos, pero sabiendo que todo volvía a ser como al principio.

jueves, 9 de agosto de 2007

La lista de la compra

Anoche mientras soñaba comencé a hacer una lista. Una de esas parecidas a las de la compra, aunque en lugar de anotar con papel y lápiz leche, azúcar, jamón,... he escrito todas aquellas cosas que me gustaría decirte mientras estamos juntos. Todas esas que no quieres oír, pero que están volando a nuestro alrededor. También dibujé esas otras palabras que tardé más tiempo en susurrarte, que tú en olvidarlas.
El folio era blanco y mi letra oscura. La lista, al final, no era demasiado grande. Lo justo. Más que extensa, era importante. Y es que a veces me gustaría contarte que pronto iré a Burdeos, que me duele la rodilla derecha o que estoy bien de los triglicéridos, que no sé muy bien qué diablos son, pero que al parecer se encuentran magníficamente en mi interior.
Lo peor de todo es que si no anoto, tal vez, nunca pueda recordar todo lo que quiero contarte. Son ideas que pasan pronto y cuesta atraparlas con los dedos. Como tu olor. Quizá a ti también te suceda lo mismo, o no. Pues eso, que sigo con mi lista.