sábado, 28 de febrero de 2009

Como quien contempla a un moribundo

En un segundo todo puede cambiar. Estás seguro de algo y al instante cambias de idea. Lo bueno ya no lo es. Ni lo malo, tampoco. Sonríes y bailas rodeado de gente y en un segundo todo eso desaparece porque te topas con unos ojos tristes. Que te miran como quien contempla a un moribundo. Luchas contra esa sensación, pero te das por vencido. Tu respiración cansina a punto de expirar. A partir de ese momento ya nada es lo que parece. Tus manos empalidecen y comienzan a temblar. Se aferran a un vaso para que no se note su debilidad. Respiras atropelladamente y te sientes flaquear. Nada de lo anterior te vale, por muy injusto que sea eso. Sólo unos ojos espichados en tu alma. Para evadirte te viene a la mente uno de los pocos lugares donde encuentras paz. Junto al mar, al sol y a las rocas. Donde las olas se rompen lejos del miedo a lo que está por venir. Ese sitio se impone despacio, aunque ahora esté demasiado lejos.

http://www.youtube.com/watch?v=Ktsm_VYW0W8

Pdt. La cuaresma va ganando la partida poco a poco... Por eso hoy toca ¡Cuánta vida! de Pastora.

4 comentarios:

A.J.P. dijo...

¡Qué pena tanta lejanía y tanta disidencia!

Ce Castro dijo...

... A veces para poder regresar, primero hay que alejarse.

Iara dijo...

cómo se hace necesario el sol en estos días; lo he buscado incansablemente, mi piel me lo pide, también mi mente... pero se resiste a aparecer!

Ce Castro dijo...

para eso los cristianos es mi sitio favorito... el sol siempre aparece... todo es distinto allí. está sólo a una hora y parece otro planeta. me encanta. un abrazo