domingo, 15 de enero de 2012

Sin focos

Después de las viandas, las risas, los dedos, las canciones y los labios de almíbar la luz se apagó y no quedó nada. El vacío. Con la muerte de los focos la alegría intangible huyó lejos y caímos en la cuenta de lo efímero de todo lo vivido…


Pdt. Dice la canción: Se me agota ya la paciencia por ti esperando...

2 comentarios:

Marina Kahlo dijo...

Bonito blog. Un saludo.

Ce Castro dijo...

Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo.