martes, 7 de agosto de 2012

Enfadado

Y cuando más enfadado con el mundo estoy, llegas tú y sonríes, y es ahí cuando no puedo seguir enfrentado con todo lo que me rodea, que me sé entregado y que lo feo deja de tener sentido. Y me quedo detenido en tu boca, sabiendo que el reloj se ha detenido para siempre. Hay días en los que intento zafarme, aunque son los menos. Guardo silencio y echo a andar, mirando de vez en cuando hacia atrás por si aparece algún coche por la retaguardia y, tranquilo, osa a llevarme lejos de ti. Como si estuviese haciendo autostop. Así ando y no lo puedo evitar. No lo puedo remediar hasta que apareces con tus ojos grandes, transparentes, tu sonrisa inocente y tus dedos regordetes. Revolucionas todo a mi alrededor. Lo desordenas y deja de importarme que el pan haya vuelto a subir o que no haya llovido desde noviembre. Y termino dudando de si alguna vez estuve enfadado…

'Sabes', de Reik

3 comentarios:

Martina Santo dijo...

"revolucionas todo a mi alrededor", je, qué hermoso sentirse así, a veces...
Preciosa entrada Ce...
Besotesss

Alex dijo...

Linda entrada. Es bueno saber que todavía puede haber razones para mantener el optimismo en medio de las subidas del pan y la electricidad. xD
Un abrazo y continúa así!

Ce Castro dijo...

Y tanto... Hay que aferrarse a las pequeñas ilusiones, porque son las únicas que pueden salvarnos... entre tanto pesimismo. Muchas gracias por vuestros comentarios. ;)