martes, 21 de enero de 2014

Nubes y claros



Unos días después de la tormenta descubrió un viejo disco, de aquellos de vinilo que nunca se cansaban de dar vueltas. Buscó en el altillo su pequeño gramófono y se dispuso a pasar la mañana escuchando música mientras miraba aquel cielo de enero con claros y nubes que tan buenos recuerdos le traía...

2 comentarios:

lex dijo...

me gustan mucho las nubes blancas y grandotas, también me gustan las tardes grises y lluviosas, me gusta el cielo de medio día despejado y lleno de un color azul, me gusta mirar para arriba

Ce Castro dijo...

Esa es una muy buena costumbre ;) Si no lo hacemos, nos perdemos muchas cosas Un abraz, Lex