lunes, 14 de noviembre de 2011

Buscar un nuevo rumbo

Removía el tenedor dentro de aquel inmenso plato de paella. Buscaba entre los granos de arroz otra vida. De fondo se oían las noticias, casi todas malas, de la crisis. También le perturbó alguna sirena de los bomberos, que siempre pululaban por el barrio. De vez en cuando miraba el reloj de la pared, que parecía detenido por los siglos de los siglos. Le faltaba algo, pero a estas alturas del partido aún no sabía qué. Lo sentía en la piel. A veces las rodillas se le ponían tristes a pesar de que exhibiese una sonrisa nerviosa. Le apetecía tomarse un respiro, descansar para buscar un nuevo rumbo. Quizá entre los árboles del bosque o en una ciudad con río. Regresaba a su tenedor y seguía sin tenerlo claro. Probó un nuevo bocado y optó por ponerle un poco más de sal al plato…

3 comentarios:

carlos de la parra dijo...

Me queda claro que sensatamente continuó aplicándose la paelloterapia.

Ce Castro dijo...

esa es la idea, al final hallamos respuestas en los rincones más insospechados ;)

FranBoone dijo...

A veces simplemente dedicarse un tiempo para reaccionar y saber que tiene que cambiar de rumbo es ya suficientemente bueno. Como dijo Pitágoras "Simplemente comenzar a hacer algo es hacer ya la mitad" =)
Me gusta estos últimos textos que parecen estar relacionados sobre el pararse en la vida y seguir desde una perspectiva diferente =)
muá