martes, 12 de julio de 2011

Un poco destartalados

Cada noche rezo. Siempre es la misma plegaria. La susurro con cuidado y mimo. Después duermo con la idea de que al fin llegues, que decidas quedarte o llevarme contigo. A estas alturas las dos opciones me valen. Tienes una cara distinta, unas manos más grandes y suaves, y unos pies tontos y un poco destartalados. No atino a escuchar entre sueños tu verdadero nombre, ni el color de tus ojos, pero sé que estás al caer. Lo sé y por eso cada día amanezco con una sonrisa caprichosa tatuada en mis labios.

http://www.youtube.com/watch?v=cUaFO8tuf1U

Pdt. 'Se me olvidó otra vez', versionada por Maná.

8 comentarios:

Blood Nyx dijo...

No conviertas un sueño en tu obsesión

Martina Santo dijo...

Sí que está por llegar, no pierdas las esperanzas de que el verdadero amor está por llegar...o por volver a llegar, en el caso de que haya venido y se haya ido (supongo que entendés lo que quiero decir, no? ja) Igual festejo lo de tu sonrisa cada mañana...
Besossss...

Ce Castro dijo...

Muchas gracias Blood Nyx por tus palabras. La obsesión poco tiene que ver con las ganas de ser mejor, las empaña. Y también gracias Martina por tu sabiduría. Nunca se sabe lo que va a pasar, pero hay un refrán que dice algo así como 'segundas partes, nunca fueron buenas' jejejeje ;)

Martina Santo dijo...

jajaja...tienes la verdad, no son buenas las segundas partes...:-)

Ce Castro dijo...

martina, supongo que no para todos los casos valen las mismas recetas. Así que sólo nos quedan los refranes jejeje ;)

Loca del carrito dijo...

Ce me ha encantado... y si que sería de nosotros sin esperanza...sin esa canción de Mana bailada en el bareto de turno... echo de menos esos tiempos... en los que simplemente teniamos más tiempo... cuantas cosas me estoy perdiendo...lo digo por el blog y los ratos que pasabamos juntos... pero espero poder en mendarme...

Loca del carrito dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Oscar dijo...

Me encanta tu blog, y me encanta esta entrada. Muchos nos acostamos y levantamos así todas las mañanas.
Pero un buen día nuestra risa tatuada será correspondida con la suya...